¿De dónde surgió el estilo vaquero?

Por su popularidad y facilidad para combinar actualmente hay, al menos, un par de pantalones vaqueros (mejor conocidos como jeans) y una camisa vaquera en cada guardarropa. Son prendas que se adaptan a cualquier estilo y quedan bien con todo tipo de calzado. Las vemos diariamente en televisión, en revistas, en pasarelas, en la calle, y sabemos que son parte indispensable de una vestimenta casual, sin embargo, no siempre fue así. ¿Conoces el origen de lo que usas en tu día a día?

Sin duda, todos conocemos el atuendo vaquero clásico gracias a las películas del viejo Oeste o western, muy populares durante la década de los 50’s. En ellas podemos observar las costumbres del cowboy texano a finales del siglo XIX. Es por ello que la mayoría de las personas creen que la ropa vaquera fue inventada en Estados Unidos de América, sin embargo, y aunque no lo creas, los vaqueros y su atuendo provienen de la España medieval.

La figura del vaquero surgió dentro del sistema de hacienda andaluza en el siglo XIV, el cual se exportó a América en el siglo XVI bajo el nombre de “hacienda colonial”. Las haciendas se catalogaron según la materia prima que producían: agrícolas, aceiteras, vitivinícolas, ganaderas, entre otras. Fue en las ganaderas donde surgió el cargo de caballerango o vaquero, un experto jinete que se encargaba de controlar las numerosas cabezas de ganado de los hacendados.

Los primeros vaqueros en la Nueva España eran de origen mestizo o nativos de la zona. Tras la Independencia, surgieron los chinacos, mestizos dueños de haciendas, y los caporales, quienes eran sus empleados. El oficio se extendió rápidamente hasta llegar al territorio que hoy en día pertenece a EEUU. Los vaqueros norteamericanos conservaron sus tradiciones rurales, mientras que en México se originó la figura del charro, del cual hablaremos en otro blog.

Las características del traje vaquero se deben a sus demandantes actividades en un clima árido y un terreno extenso, cubierto por hierbas. Los vaqueros debían aprovechar los materiales a su alcance para protegerse lo mejor posible ante las inclemencias de tiempo y las molestias de las cabalgatas.  Por ello se confeccionaban pantalones, sombreros, bandanas, chaparreras de cuero, botas y camisas vaqueras con ciertas características. Cada una de esas prendas tuvo su propio desarrollo, como veremos a continuación.

Pantalones de mezclilla o denim

La mezclilla es quizá la tela más utilizada hoy en día por su resistencia. Tiene su origen en la Edad Media, en el fustán, para ser más precisos, el cual es una tela de algodón burda, muy resistente y afelpada por una de sus caras. El fustán era utilizado para crear prendas de abrigo de baja calidad. Después dio paso a la sarga, un tejido con 70% algodón, cuyo entramado brinda a esta tela sus particulares líneas diagonales.

Su nombre cambió a “tejido de Nime” o “denim” por la popularidad de la sarga elaborada en el poblado de Nimes, Francia, la cual era teñida de un color azul índigo por medio de un colorante vegetal. Durante los siglos XVII a XVIII, las comunidades luteranas de esa época elaboraban chaquetas, chalecos y pantalones para los campesinos, no así para los vaqueros, quienes preferían usar otros materiales, en especial la pana, protegidos por las chaparreras (zahones) de cuero.

La mezclilla incursionó en el territorio vaquero a partir de 1900, después de que Levis Strauss y Jacob Davis popularizaran ese tejido tras diseñar los famosos “vaqueros azules” o “blue jeans”, pantalones pensados para los mineros y los vaqueros norteamericanos, elaborados con “tela de Genoa”, es decir, mezclilla teñida en Génova, de ahí que se también se conocieran como “jeans”.

Camisa Vaquera

Los diferentes diseños de camisas vaqueras que conocemos hoy en día son el resultado de múltiples invenciones a través del tiempo.  La camisa surgió en Egipto en 1500 a.C. En la Edad Media pasó a ser una prenda interior, para proteger al cuerpo de la rigidez de los vestidos o jubones. A partir del Renacimiento, se fue convirtiendo en una prenda exterior, revelando primero las mangas y el cuello. Fue hasta el siglo XIX cuando se patentó la camisa abotonada en Inglaterra, un diseño muy parecido al actual.

Para cuando se creó la camisa con botones, ya se habían entremezclado varias culturas en el territorio norteamericano. Esta fue la causa de que esta prenda fuera elaborada con diversos materiales y acabados. La camisa de algodón dio paso a la camisa vaquera de mezclilla, cuyo desarrollo ya abordamos, y a la camisa vaquera a cuadros, su diseño de líneas de colores que se entrecruzan es un derivado de las camisas leñadoras, hechas con franela para proteger del frío y que recuerdan al tartán escocés.

El vaquero, más que un estilo, una forma de vida

Es cierto, la vestimenta: camisa vaquera, pantalón vaquero, fueron diseñados para un medio árido y caluroso, pero con el tiempo, se convirtió en un estilo de moda versátil y atrayente. Pero no crea que sólo en el campo podría encajar, pues también puede utilizarse este estilo con elegancia en la ciudad. Todo gracias al detalle de las camisas vaqueras, la diversidad de colores y el bordado, vestir de forma vaquera un estilo de vida.

 

Referencias:

https://es.wikipedia.org/wiki/Pantal%C3%B3n_vaquero

http://www.revistamujer.cl/2012/06/10/01/contenido/19_3626_9.shtml/

http://sociedad-es.blogspot.mx/2010/12/una-breve-historia-de-la-bota-de.html

http://www.revistaxy.com/estilo-de-vida/ropa-y-estilo/stetson-los-150-anos-del-sombrero-vaquero/

 

 

Admin Camisas Rangers¿De dónde surgió el estilo vaquero?